miércoles, 2 de febrero de 2011

Binomio fantástico

EL HOMBRE QUE NO ENCONTRABA LA FELICIDAD

Había una vez un hombre que no sabía leer y por eso no encontrada la felicidad. Un dia paseando por el parque vio a una mujer leyendo un libro y riéndose a carcajadas.
Al día siguiente, sin dejar de pensar en esas carcajadas, decidió pedirle a la mujer que todas las tardes le diera clases  de lectura.
Y así poco a poco, el hombre aprendió a leer y encontró la felicidad.
Verónica Cano
                                       
EN BUSCA DEL LIBRO DE LA FELICIDAD

        Érase una vez, un chico llamado Mic Selof Coquet  que escribió una historia en 4 partes, cada una en un libro diferente. El primer libro se titulaba: "Amistad", el segundo: "Amor", el tercero: "Cariño", y el cuarto "Felicidad". Los cuatro libros los guardó en el sótano de su casa.
Pasó un siglo, y un día, Tale, una niña de 14 años, que era descendiente de Mic Selof Coquet, le dijo a su mamá: 
-Me voy al sótano a jugar.
-Vale- respondió su mamá. 
-¡Achis!, vaya... cuánto polvo, umm... ¿Qué es esto?, fuuuuuuuu- sopló -¡Uauuuu!, libros de la Paz!, pero, Oooh!, Oooh!... ¡falta un libro!  -Aunque no estoy segura, pero por la marca del polvo...
-Veamos, Amistad, Amor, Cariño... ... y ¡Felicidad! pensó. 
Pero, antes de nada, limpió todo y después buscó -¿Dónde estará?- dijo. Buscó en su habitación, en la de su hermano, en la de sus padres, en la cuna de su hermanito, en la cocina, e incluso en el salón, pero no lo encontró. Un día después, en la puerta de su casa, vió un boton escondido, lo pulsó y se hundió una baldosa, y al instante la baldosa volvió a su lugar pero apareció el libro encima. (Selof se lo había dejado ahí olvidado) Tale bajó al sótano y lo colocó en su sitio. De pronto, una voz débil dijo,  mientras los libros empezaban a brillar: 
-Graaaaaacias Taaaaaaaale- Ella se asustó pero preguntó:-¿Quién ha dicho eso?- pero no oyó una respuesta. Los libros se juntaron en uno sólo, ahora titulado "LA PAZ", y la chica comenzó a leérselo mientras el gran libro dejaba de brillar. 
Por fin los cuatro libros fueron un solo libro y la historia que escribió Mic Selof Coquet se podía leer completa. Era una historia que ayudaba a la gente a encontrar la paz y la FELICIDAD. 
Marta Molina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada